¿Volveremos a necesitar la “Carta Verde” para acceder a Reino Unido (Gibraltar por ejemplo) con nuestro vehículo?

El actual sistema de tránsito transfronterizo permite la libre circulación de vehículos sin necesidad de utilizar el documento físico “Carta Verde” entre todos los países que forman parte del Espacio Económico Europeo (EEE) más Suiza, Serbia y Andorra. Estos tres últimos son países que no forman parte del Espacio Económico Europeo pero que sin embargo han suscrito de forma voluntaria un acuerdo con el Consejo de Oficinas Nacionales (en sus siglas COB) para equipararse al resto de países del EEE en cuanto a la acreditación del seguro obligatorio sin necesidad de exhibir la “Carta Verde”.

El Espacio Económico Europeo está compuesto actualmente por 28 países que forman la Unión Europea más Islandia, Liechtenstein y Noruega. Éste es el ámbito territorial donde sin necesidad de “Carta Verde” de forma automática queda garantizada la cobertura de responsabilidad civil de cualquier vehículo con estacionamiento habitual en España, tal como establece el artículo 4 del Texto Refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor.

Para acceder debidamente asegurado al resto de los países que integran el sistema pero que no pertenecen al EEE más Suiza, Serbia y Andorra, sí que es necesario disponer de una “Carta Verde” válida. Estos 14 países son (a junio de 2016) Albania, Azerbaiyán, Bosnia-Herzegovina, Bielorrusia, Israel, Irán, Rusia, Macedonia, Marruecos, Moldavia, Montenegro, Túnez, Turquía y Ucrania.

Por tanto, parece claro que si Reino Unido deja de pertenecer a la Unión Europea de facto deja de pertenecer al EEE y consecuentemente estaría incluido en la anterior lista de países en los que se necesitaría una Carta Verde para acceder a ellos (lo mismo ocurriría a la inversa, es decir los vehículos ingleses necesitarían para poder acceder a España o a cualquier país del EEE una Carta Verde válida).

A efectos prácticos además esto supondría que una compañía aseguradora tendría la posibilidad de excluir a Reino Unido del ámbito territorial de cobertura del seguro de responsabilidad civil, bien no emitiendo la Carta Verde (no olvidemos que la emisión de la Carta Verde es una potestad de la compañía, no es obligatorio hacerlo) o bien emitiendo la Carta Verde, pero tachando la casilla GB/UK de la misma. En cualquiera de éstos dos casos sería necesario para circular debidamente asegurado frente a terceros la adquisición de un “seguro en frontera” al acceder a territorio británico.

Pero las hipotéticas consecuencias de que Reino Unido dejase de pertenecer al EEE a los efectos del seguro y la gestión de siniestros irían mucho más allá de la necesidad “física” de disponer de una Carta Verde para poder acceder a dicho territorio. Actualmente Reino Unido está sometido como todos los estados miembros del Espacio Económico Europeo a lo establecido en las directivas comunitarias en materia de responsabilidad civil y seguro, que progresivamente han ido armonizando y estableciendo unos estándares mínimos en las normas de todos los países comunitarios y procedimientos de gestión de siniestros. De hecho, la mayoría de las legislaciones nacionales de cada Estado miembro en materia de responsabilidad civil en la circulación de vehículos derivan de la transposición de dichas directivas.

Aspectos relacionados con la actividad de los fondos de garantía del seguro obligatorio de responsabilidad civil, la regulación de la oferta/respuesta motivada tras una reclamación, la actividad de los representantes para la gestión de siniestros, la regulación de las compañías en libre prestación de servicios, e incluso el alcance económico de la cobertura del seguro obligatorio viene determinado actualmente por las directivas comunitarias.

Por poner un ejemplo, el hecho de un Reino Unido fuera del EEE también puede tener consecuencias desde el punto de vista de la protección de víctimas de accidentes causados por vehículos sin seguro. Actualmente gracias al sistema de directivas comunitarias los fondos de garantía (el Consorcio de Compensación de Seguros en nuestro país) responden de los daños que causen sus vehículos nacionales que circulen sin seguro a victimas comunitarias. Es decir, actualmente está garantizada la compensación económica a una víctima con residencia en España que haya sufrido un accidente en Reino Unido causado por un vehículo británico sin seguro. A la inversa también quedan garantizadas las compensaciones económicas a una víctima con residencia británica en el caso de que haya sufrido un accidente en España causado por un vehículo español sin seguro. De no estar Reino Unido sujeto a la normativa comunitaria nos encontraríamos con que éste plus de protección adicional que ofrecen las directivas a los residentes comunitarios desaparecería…

Aún queda tiempo para que se hagan efectivas las consecuencias del resultado del referéndum del pasado 23 de junio (hasta dos años según establece el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea) y por el momento nada cambia con respecto a la situación actual. Por delante tenemos muchas incógnitas por resolver, pero a efectos prácticos parece que el camino más lógico para mantener la situación actual es que Reino Unido se incorporase ex profeso al Espacio Económico Europeo como país independiente si resulta ser un país no adherido a la Unión Europea, al igual que Islandia, Liechtenstein o Noruega. Esto supondría mantener la aplicación de las directivas comunitarias tal como actualmente se viene haciendo y evitaría la necesidad de requerir de una “Carta Verde” para acceder debidamente asegurado a territorio británico y/o español.

Desde OFESAUTO iremos informando puntualmente de cualquier novedad que se produzca al respecto que sin duda la habrá.